Registro 1 de 1
Título

El Zurriago (Madrid. 1821)

Autor

Megía, Félix

Comprende
Del 1821 al 1823. Del n. 1 al n. 94
Tipo de Documento
Prensa y Revistas
PID
0003934384
ISSN
2174-6575
Relacionado
Zurriagazo (Cádiz)
Descripción y notas
Es uno de los ejemplos más eximios de la prolongación del espíritu de la prensa doceañista y símbolo del Trienio Liberal, como portavoz de la exaltación del liberalismo español. Creador de un nuevo estilo periodístico que, además de ser imitado profusamente durante el periodo, se prolongará a lo largo de la historia del periodismo español. Con un lenguaje periodístico tremendamente moderno, en palabras de Ángel Romera, por la riqueza de sus procedimientos literarios, la calidad de su pluma satírica y la contundencia de su mensaje político, es ligero, tremendamente mordaz, usa la concisión irónica y sentenciosa, los refranes y coplas y las cancioncillas populares, según señalan Sánchez Aranda y Barrera del Barrio. Sus editores y principales redactores son los comuneros Félix Mejía (1778 -1853) y Benigno Morales (1795 -1824), cuyo ejercicio de la libertad de imprenta les valió denuncias, prisión y ataques personales, que crearon un lenguaje popular que los identificaba como los “descamisados”, los “gorros” o “zurriaguistas”. Morales terminaría siendo fusilado. También colaboran Atanasio Lescura, Antonio Solana, Eugenio Romero, Ramón Ponsico, José Martínez, Benito Romero o José Sáenz Urraca. Ya su título se refiere al látigo con que se flageló desde sus páginas al propio Rey, a los absolutistas y a los moderados (para los que acuñó los calificativos de “pasteleros”, “anilleros” o “mandarines”), pero también a los liberales templados y los masones, inaugurando el periodismo de investigación al destapar la corrupción gubernamental o la de jueces y otros periodistas y periódicos, a la vez que intentaba moralizar el poder, lo que le convirtió en un periódico vivo y profundamente creador que popularizó el liberalismo, a juicio de Alberto Gil Novales. Debió comenzar a editarse durante el último trimestre de 1821 y su vida se prolongó durante todo el periodo, hasta el primer trimestre de 1823. Sin periodicidad fija y sin indicación de fecha en sus números de mínimo tamaño, aunque casi con una frecuencia semanal, aprovechaba los principales acontecimientos políticos o la salida de prisión de sus redactores para sacarlo a la luz. En total editó 95 números, generalmente, de 16 páginas, los últimos dobles y algunos anteriores triples o cuádruples, entre 34 y 64 páginas, estampados en las imprentas de Antonio Fernández y en la de la Minerva Española, a cargo de J. Fernández, en la de Antonio Martínez, entre otras, y en una propia, a cargo de M.R. y Cerro., al final. Editó asimismo un prospecto, también sin fecha y de 16 páginas, y suplementos de cuatro páginas de difusión gratuita. Tras la salida del gobierno de Madrid, en su último número, con la llegada del Rey a Sevilla, a mediados de abril, se señala que el periódico no se sabe en que ciudad se seguirá imprimiendo, terminando con un “Viva la Constitución de 1812”, siendo continuado por El zurriago (Cádiz).
Votar

    Ministerio de Educación, Cultura y Deporte España es cultura
  • ©2019 BNE - Pº de Recoletos 20-22
    28071 Madrid Tel.: (34) 91 580 78 00